¿Qué es nurbulur?

bienvenidos

NURBULUR comenzó como un proyecto personal en el año 2009, en el que las creaciones eran diseñadas para propio consumo y disfrute y se limitaban a camisetas. Poco a poco, tanto familiares como amigos empezaron a sentirse atraídos por esos diseños y los pedidos empezaron a multiplicarse. Todos los que vestían diseños de la marca eran conscientes de lo únicos y exclusivos que podían sentirse vistiendo una prenda NURBULUR.

Hoy, el objetivo es hacer que los diseños lleguen a todos y que no se limite a un círculo tan pequeño como el familiar o el de los amigos más cercanos. NURBULUR quiere hacer diseños hechos a mano para todos los que quieran sentirse como los que primero lo hicieron: únicos y exclusivos.

El diseñador de estampados – también llamado “decorador de superficies” (Russell, 2013) – es una de las profesiones más demandadas (Aitex, 2014) en los últimos tiempos por el sector de la moda, el del textil del hogar, del interiorismo, tapicerías y alfombras, e incluso de la papelería. En el caso de NURBULUR, la vocación parte de la necesidad de plasmar en un lugar dinámico –una camiseta, por ejemplo, se mueve contigo cuando la llevas puesta- un dibujo relacionado con las costumbres, la naturaleza, el buen tiempo, la felicidad, etc. Y es que, como dice Álex Alonso, diseñador de Don Robot, las camisetas son el lienzo perfecto (1001Camisetas, 2013).

Cada uno de los diseños de NURBULUR no está hecho de la manera más rápida ni más fácil ni más barata. El objetivo es realizar productos de alta calidad, con cuidado y dedicación, en los que dejar patente la gran pasión de la diseñadora en todos sus trabajos. Eso es lo importante. Cada camiseta está hecha artesanalmente y a mano para que cada una sea diferente. Los diseños de la marca están dirigidos a cualquier persona que le guste sentirse única y especial, que le guste el color, la alegría, el dinamismo y la libertad y que esté dispuesta a ser ella misma; es decir, un diseño NURBULUR lo llevará cualquier persona que se sienta exclusiva, diferente, única.

La personalidad corporativa de la marca se caracteriza por los valores corporativos de elegancia, sencillez y originalidad. Estos principios guiarán siempre el comportamiento de la marca en todas sus acciones.