De vaqueros “sin más” a jeans molones

No me gusta tirar ropa. Tiendo a guardarlo todo “por si acaso” y, muy a pesar de mi madre, a veces vuelvo a utilizar esa ropa que ella -y yo- creíamos que no volvería a ponerme en la vida. Y esto es básicamente lo que me ha pasado con los vaqueros que os quiero enseñar hoy.

Proceso. Desde que hago el boceto sobre el pantalón hasta la realización de sombras y detalles.

Estos pantalones los compré hace unos 6 años. Son de goma elástica en la parte de la cintura y algo anchitos por la parte de abajo (de cuando se empezaban a poner de moda los skinny jeans, estos vaqueros son los orígenes de esa tendencia). Me los puse bastante y como consecuencia la goma se dio de sí. Como no soporto que los pantalones se me muevan de su sitio, los desterré al fondo de mi armario, y ahí se han pasado los últimos 3 o 4 inviernos.

Hasta que hace aproximadamente un mes, decidí reorganizar toda mi ropa y cual fue mi sorpresa al encontrarme con estos vaqueros. Nos miramos fijamente y tras un duelo de miradas, le di la oportunidad al pantalón de volvérmelos a probar. No me quedaban mal (aunque la goma seguía igual que siempre) pero se me ocurrió entonces la feliz idea de pintarlos.

Ahora son tendencia los estampados como si de parches se tratasen. Así que tras mi búsqueda de inspiración decidí dar una nueva vida a esos vaqueros… y este ha sido el resultado. Espero que os guste tanto como a mi. Ahora tengo jeans nuevos, jeans modernos -que es lo que mola decir ahora-, y sobre todo, un estampado único en este mundo de copias 🙂

Os pongo algunas fotos para que podáis ver cómo queda quitado y puesto. Ah! Y en el bolsillo de atrás le he puesto un par de hojitas, pero de eso no me he hecho foto (ups!)

Y para terminar, si tú también quieres darle una nueva vida a un pantalón “sin más” puedes escribirme a nurbulur@hotmail.com o en redes sociales y me cuentas qué quieres que te pinte 🙂